Home
Fluctuaciones cambiarias sin grandes perdedores Reviewed by Web Site CASIP on . El euro ronda su nivel m√≠nimo de los √ļltimos 12 a√Īos frente al d√≥lar luego de que el Banco Central Europeo (BCE) diera inicio a su plan de compra de bonos. El a El euro ronda su nivel m√≠nimo de los √ļltimos 12 a√Īos frente al d√≥lar luego de que el Banco Central Europeo (BCE) diera inicio a su plan de compra de bonos. El a Rating: 0
You Are Here: Home » Finanzas » Fluctuaciones cambiarias sin grandes perdedores

Fluctuaciones cambiarias sin grandes perdedores

fluctuacion

El euro ronda su nivel m√≠nimo de los √ļltimos 12 a√Īos frente al d√≥lar luego de que el Banco Central Europeo (BCE) diera inicio a su plan de compra de bonos. El abaratamiento del euro es una espl√©ndida noticia para Europa puesto que fortalece sus exportaciones y, por ende, su crecimiento, y eleva el precio de sus importaciones, lo que ayuda a combatir la amenaza deflacionaria.

El panorama no es tan alentador en Estados Unidos. El fortalecimiento del dólar frente al euro y una serie de monedas, entre ellas varias divisas latinoamericanas, reducirá el crecimiento, disminuirá las exportaciones y dificultará la labor de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) para elevar la inflación de doce meses a cerca de 2%, la meta de la entidad.

Esta clase de situaciones dan pie a que se comience a hablar de una guerra de divisas, es decir, un pa√≠s que trata de salir del atolladero empobreciendo al vecino, como ocurri√≥ en los a√Īos 30.

Se trata, sin embargo, de una interpretaci√≥n equivocada de los a√Īos 30 y del presente. Tanto en la d√©cada de los 30 como ahora, cuando un pa√≠s implementa una pol√≠tica de est√≠mulo monetario que deprecia el valor de su divisa, a menudo otras naciones siguen el ejemplo y el resultado es una inyecci√≥n monetaria global que ayuda a todos.

A inicios de los a√Īos 30, el valor de la mayor√≠a de las divisas ten√≠a una paridad con el oro, lo que significa que estaban estrechamente ligadas la una con la otra. Cuando Gran Breta√Īa abandon√≥ el patr√≥n oro en 1931, varios de sus socios comerciales y ex colonias hicieron lo mismo. Sus exportaciones lograron una ventaja competitiva contra las de los pa√≠ses que siguieron en el sistema, como Francia y EE.UU.

Esto, sin embargo, no era el principal beneficio de la devaluaci√≥n. Para mantener la paridad entre una moneda y el oro, las autoridades estaban obligadas a mantener tasas de inter√©s prohibitivamente altas. Una vez que una econom√≠a sal√≠a del patr√≥n oro, el banco central estaba en condiciones de reducir las tasas de inter√©s e imprimir dinero. Barry Eichengreen, profesor de la Universidad de California, en Berkeley, dice que este impulso monetario ayud√≥ a derrotar la deflaci√≥n y apuntalar el gasto y la inversi√≥n. Esto, a su vez, fortaleci√≥ la demanda por exportaciones, lo que contrarrest√≥ parte del da√Īo causado a otros pa√≠ses por la devaluaci√≥n. La respuesta adecuada de otros pa√≠ses, escribe Eichengreen, es realizar una pol√≠tica monetaria expansiva si el otro pa√≠s impone una pol√≠tica monetaria expansiva y depreciar la divisa si el otro pa√≠s hace lo mismo. EE.UU. devalu√≥ en 1933 y Francia esper√≥ hasta 1936.

En la actualidad, cuando un país trata de administrar su tasa de cambio, compra y vende su moneda en los mercados o emplea controles de capital u otras regulaciones para restringir su uso. Tales prácticas siguen siendo habituales en los mercados emergentes, en particular China.

Eso, sin embargo, no es lo que pasa ahora. Ni EE.UU., ni el BCE han intervenido para depreciar el valor de sus divisas desde antes de 2007. Jap√≥n no lo ha hecho desde 2011. Algunos pa√≠ses m√°s peque√Īos como Suiza, Corea del Sur y Dinamarca han intervenido con regularidad.

En lugar de ello, los países han influido sobre el tipo de cambio en forma indirecta. Al reducir las tasas de interés, el banco central puede fomentar el gasto y la inversión además de disminuir el atractivo de su moneda, lo que es positivo para el intercambio comercial. En momentos en que las tasas de interés de corto plazo se ubican casi en cero, los bancos centrales han optado por comprar bonos con dólares, euros y yenes recién impresos.

Esta política, conocida como flexibilización cuantitativa, ha sido la verdadera fuente de tensión. Cuando la FED empezó su segunda ronda de flexibilización cuantitativa en 2010, el dólar se devaluó y las acusaciones de una guerra global de divisas no demoraron en llegar.

No obstante, observar exclusivamente la caída del dólar otorga una perspectiva sesgada. A medida que la FED compraba bonos y sus rendimientos descendían, los inversionistas hacían fila para ingresar a otros mercados en busca de retornos más altos. Eso, a su vez, impulsó los precios de las monedas y acciones de esos países, e hizo caer sus tasas de interés.

No se trató siempre de una buena noticia, puesto que algunas de estas economías luchaban contra la inflación y no querían que se formaran burbujas de activos. De todos modos, el Fondo Monetario Internacional concluyó que, sumando y restando, el impacto de estas medidas en el resto del mundo fue positivo.

La caída del dólar hizo que otros países siguieran el ejemplo de la FED. Esa fue una de las razones por las que el Banco de Japón expandió su programa de relajación cuantitativa en 2013.

Los planes de flexibilización cuantitativa de EE.UU. y Japón fortalecieron el euro y redujeron la inflación en la zona euro, sentando las bases para que el BCE pusiera en marcha una tasa de interés negativa a mediados de 2014 y luego lanzara su propia relajación cuantitativa.

El est√≠mulo en EE.UU. ha dado frutos y la econom√≠a est√° en una posici√≥n m√°s s√≥lida para absorber el alza del d√≥lar. Puesto que el fortalecimiento del d√≥lar ejerce presi√≥n a la baja sobre la inflaci√≥n, la FED podr√≠a verse tentada a dejar las tasas de inter√©s en cero por m√°s tiempo, lo que ser√≠a una se√Īal de que el est√≠mulo del BCE cruz√≥ el Atl√°ntico.

Fuente: Diario Capital Financiero

Leave a Comment

CASIP Derechos Reservados

Contact Us

Scroll to top